jueves, 28 de febrero de 2008

Entre el drama y la comedia negra

Dicen que los guionistas escribimos sobre lo que sentimos. Que le impregnamos a nuestras historias un toque de nuestros sentimientos, además de llenarlas con personajes que hemos conocido a lo largo de nuestra vida o simplemente que hemos visto un día por la calle y nos hemos imaginado cómo serían. Incluso llenamos nuestras historias con rasgos característicos de nosostros mismos. Y a veces, hasta ni es necesario investigar para saber sobre qué escribimos porque lo conocemos de primera mano. Nada más allá de la realidad. Todo eso es cierto, todo y más, porque el universo de la creación es infinito. La mente de un buen guionista es un misterio que me hace descubrir algo nuevo cada día. Supongo que es porque nuestra mente está siempre en constante proceso creativo. Y hay días como hoy, a veces hay días que... Hay días en que... las ideas... Perdón, estoy divagando demasiado. A lo que iba es que si yo suelo escribir habitualmente drama y comedia negra (en cine), es que mi vida debe ser una mezcla de estos géneros, que aunque puedan parecer distanciados el uno del otro, no lo están. Ya quedó patente con el experimento que hizo Woody Allen con 'Melinda y Melinda' La historia de Melinda contada como un drama, y la historia de Melinda contada como una comedia. Woody quedó claro que cualquier drama se puede convertir en comedia, es más, toda buena comedia debe tener una situación dramática a sus espaldas. Haced la prueba con cualquier película de este género. Por ejemplo, 'Full Monty', guionizada por Simon Beaufoy ¿Una comedia? Puede, pero tras ese poco convencional grupo de obreros que se dedican a hacer striptease, se esconde un dramón: "La historia de un padre en paro que perderá el derecho de ver a su hijo si no consigue dinero para pagar la pensión de sustento familiar a su mujer". Una vez, alguien muy importante del que me he acordado hoy me enseñó este pequeño detalle y muchísimas cosas más, y la verdad que no sé por qué motivo lo escribo, no lo sé. No hay ningún contenido en estas palabras. Supongo que intentaba ironizar sobre mi propia experiencia. Supongo que intentaba decir que estoy entre el drama y la comedia, o que vivo en un constante drama hilarante, como todos vosotros. Sólo hay que abrir un poco la mente .

Vale, ahora que ya he reflexionado sobre lo que quería, ya podéis decirme que estoy como una puta cabra y lo que queráis. Ya dije en mi primera entrada que de vez en cuando necesito escribirme a mí mismo para decirme cosas, aunque no sé si lo que quiero es decirme o decir. Puede que muchas veces se me vaya la olla y no sé si lo que digo tiene sentido o no, yo quisiera creer que sí, pero es un problema que no consigo superar del todo. A veces tengo verdaderos problemas para conseguir conciliar el sueño, de hecho, muchas veces escribo de noche debido a eso. Es extraño, pero a veces me siento como Barton Fink...

Bueno, en fin, os voy a poner una foto que me ha parecido muy graciosa. La ganadora del Oscar al mejor guión original el día después de la fiesta:

He aquí un ejemplo más de lo que decía antes. Diablo cuenta su vida como algo cómico, pero el trasfondo es bien distinto. Ahora bien, tú decides cómo expresarlo, tú decides si la cosa se queda en drama o lo conviertes en comedia (sin olvidar de dónde proviene ésta).

2 comentarios:

Scry dijo...

Yo depende del día que haya tenido escribo de una manera u otra. Los cuentos suelen ser más oscuros que las largas historias que suelen ser cosas horribles de la vida con una vuelta de tuerca y en vez de sufrir por los problemas, mis protagonistas se emborrachan y se ríen de ellas mismas.
Sí, todas se parecen a mí... intentando distanciarme de los personajes estoy ahora... aunque estoy en parón ahora mismo. 24 horas tiene el día y no sé en qué se me desvanecen la mayoría.
Creo que nunca había leído una entrada tuya tan... "personal". Da gusto a hacerlo, así confirmo que eres humano (he de admitir que tenía mis dudas :P)
¿Qué tal el corte de pelo?
¡un besote!

Víctor.M dijo...

O sea, que te emborrachas. El viejo método para escribir mejor y traspasarlo a los personajes, como en 'Factotum'(http://www.golem.es/factotum/). ¿Pero no será todas las semanas? Yo no podría, tengo que saltearlo. Ya ves, con todo lo que has dicho y yo voy y saco en claro esto... Espero que cuando dices que intentas distanciarte de esos personajes no incluyas dejar de beber (moderadamente) o sí, como tú lo veas. Joder, ahora me apetece un whisky con limón.
La verdad es que te dicen 24 horas y así de primeras te parecen muchas, pero el problema es que pasan muy rápidas. ¿Con una varita mágica también se podría detener el tiempo, verdad? Hay que conseguir una.
Y sí, no soy ninguna máquina ni nada, soy totalmente humano con lo que todo ello conlleva. Sobre el pelo, no te puedes ni imaginar lo que me está costando cortarlo, creía que sería más fácil, siempre digo: "Mañana", pero después no lo hago. De todas formas dije que me lo cortaría pero no dije cuándo.
Bessos.