martes, 6 de mayo de 2008

Sólo hay problemas

Acabo de llegar a casa tras una intensa tarde en la sala de montaje. Supongo que sabéis que estoy realizando un corto que significará mi debut como director, aunque ya dije que probablemente no volvería a dirigir nada, "sólo" escribir.

24 horas después de finalizar el rodaje, y de haberlo festejado, el encargado de revisar la cinta me llama con urgencia y me dice que hay graves problemas, que hay algunas escenas que no se han grabado. El mundo se me viene encima y caigo en una tremenda depresión. He tenido que realizar un nuevo plan de rodaje y me han obligado a reescribir el guión, por no decir que me han cambiado escenas muy importantes directamente. Parece mentira que con la cámara que tenemos nos pasen estas cosas.

En pocas horas volvemos a la carga para finalizar lo que se tenía que haber finalizado hace un par de semanas, con todo lo que ello conlleva de reunir de nuevo al equipo (al cual se integrará algún nuevo miembro) y a los actores. Habrá que volver a construir el atrezzo y habrá que volver a pedir permiso para rodar nuestros comprometidos exteriores. ¿Parezco cabreado? ¿No? Pues lo estoy. Y no sé por qué me olía algo así desde que empecé a hacer todo este asunto, pero lo peor no es eso, hay muchas cosas peores, como por ejemplo, que ya no podremos estar en el festival al que teníamos previsto asistir. Incluso así, seguimos corriendo contra el tiempo en una crono bastante jodida que ni el mismísimo Indurain sacaría adelante. El tema es que tenemos acordado con un teatro (todavía no puedo decir cuál) el estreno de nuestro corto para finales de este mes cuando ni siquiera hemos concluido todavía el rodaje. Comprenderéis que estamos casi en bragas ante esta situación. Ya se están haciendo los carteles para el estreno, por eso estamos montando y rodando las escenas que no se grabaron al mismo tiempo.

Ya podemos decir que soy un director maldito, y que mi corto, todavía por estrenar, ya es un filme maldito también. Durante los últimos días se han producido varios cruces de cables en mi cabeza que algunas personas han sufrido en vivo y en directo, y no es sólo palabrería. A veces se me va la olla (unas con motivo y otras no). Y las bromas, las dejaremos para otra ocasión, que porque estemos rodando una comedia no quiere decir que podamos hacerlas. Esto último va dedicado al señor productor, que al parecer ha estado muy chistoso estos días.

4 comentarios:

Sun-T dijo...

Lo maldito tiene su encanto, y sabes de sobra que de films gafados acaban saliendo peliculas memorables. Animo! y mucha mierda! Te deseo lo mejor, creo que te lo mereces. Espero que una vez terminado y tras su pase por festivales lo cuelgues en la red.

Manuela dijo...

donde estás grabando?

Víctor M. dijo...

Sun-T: Bueno, no sé si saldrá algo memorable. Ahora mismo lo veo complicado, y más sabiendo que soy peor que Ed Wood dirigiendo, pero bueno, a él le dedicaron una película...
Cuando tenga la oportunidad y me dejen, lo colgaré en la red, aunque creo que durante el verano se podrá ver en algunos canales locales. Eso espero. Porque no creo que lleguemos más lejos...

Víctor M. dijo...

Manuela: Pues lo de grabar por suerte creo que lo hemos terminado hoy. Hemos finiquitado las escenas que por algún motivo quedaron defectuosas. Ha sido un día complicado en cuanto a los exteriores porque el sol se iba y volvía, incluso ha llovido un poco, pero lo hemos solventado.
Del corto se han rodado exteriores en Madrid (aunque no estoy seguro si al final los podremos utilizar porque creo que no se grabaron en formato panorámico) y el resto de interiores y algunos exteriores en un pueblo extremeño.