viernes, 23 de mayo de 2008

Mi primera visión de Indiana Jones y el Reino de la Calavera de Cristal

Ayer llegué pronto al cine. El acomodador me rajó la entrada mal y me quedé en la mano con un miserable trozo de papel. Eso es lo que queda de mi mítica entrada de la cuarta entrega de Indiana Jones, un miserable trozo de papel. Le podría haber sacudido una buena hostia por ello al acomodador, pero quería ver la película. También me quedé con las ganas de decirles tres cosas a los críos que estaban sentados detrás de mí, pero me controlé, porque quería ver la película.

He aquí la humilde opinión de uno de los mayores fans de Indy (contiene spoilers):
Lo primero, me confundí cuando en el post anterior dije que el logo de la Paramount se fundiría en un peñasco como pasaba en Raiders o en La última cruzada, aquí se convierte en una pequeña montaña de arena (presagio de lo que será la película) de la que sale un horroroso y patético ¿topo? digital (que en realidad es un perrito de la pradera, como el de la canción de Elvis) que da comienzo a un buen prólogo (que no es prólogo en sí) con guiño incluido al Arca, pero no es suficiente para superar, ni siquiera igualar al resto de prólogos de la saga. Además, ni siquiera van en busca de ningún tesoro ni ninguna reliquia aislada del resto de la trama como solía ser. El principio te mete muy bien en la época, con la música rock and roll y la presentación de un grupo de personajes que presumen de coche (me encanta ese comienzo). A veces en ese prólogo te parece que Indy no está en la época que le corresponde por el contraste de su indumentaria con el mundo moderno, e incluso hay un instante en el que dudas de la película que estás viendo, en el momento en el que habla con el F.B.I, Harrison lleva una camiseta ajustada y dices: "¿Qué estoy viendo? ¿Juego de patriotas? ¿Peligro inminente?", pero luego reaccionas y dices: "Eh, esto es Indiana Jones y estamos a finales de los 50".

El retorno del héroe por excelencia es genial, cuando Indy aparece te recorre una sensación nerviosa por dentro. La primera vez que veía a Indiana Jones en un cine, y eso, me llegó muy dentro. Las irrealidades típicas de las películas de Indy llegan pronto, pero no me molestan mucho, ya que si echamos un vistazo atrás, hemos visto a un tío que lleva mil años esperando a que alguien encuentre el Grial, hemos visto a otro tío que arranca corazones de cuajo, etc, etc. Como digo, no me molestan mucho salvo porque todo parece más falso de lo normal. Más increíble de lo que debería, alejado del universo Indiana Jones (en ocasiones eso viene por la digitalización). Antes decías: "Mira, Indy está utilizando una balsa de paracaídas, qué grande que es, es increíble pero es Indy ". Ahora dices: "Mira, la nevera en la que está metido Indy ha salido volando varios kilómetros sobreviviendo así a una explosión nuclear, o Marion es una loca suicida que salta al vacío con sus amigos montados en un jeep para posteriormente quedar sujetos a unas ramas y aventajar así a los comunistas. Joder, pero ya no me lo creo porque está hecho digitalmente por ordenador." Otra cosa que no me agrada mucho es que se pasa del tema religioso al tema científico. El tema ovni está desastrosamente tratado. Si me lo hubieran contado de otra manera seguro que me lo hubiera tragado, pero así no. Y no era necesario sacar ni el platillo volante ni el extraterrestre, que esto no es Encuentros en la tercera fase.

Respecto a la primera media hora de película, tengo que decir a su favor que es magistral. Me encanta. Ojalá se hubiera mantenido así.

Toda la secuencia en la universidad (en la clase de arqueología se habla de migración y éxodo, en la última cruzada se hablaba de que nunca hay una X que marque el lugar. Ambas tienen su contestación en sendas películas), más guiños, en esta ocasión a Marcus (Denholm Elliot) y Henry Jones Sr. (Sean Connery) que me han humedecido los ojos, la magnífica presentación de Mutt (Shia Labeouf), un grandísimo personaje que se compagina con Ford a la perfección, la escena en el bar, genialmente ambientada, la huida en moto por el campus, al más puro estilo Indiana Jones, con una fotografía muy cuidada, con un humor que recuerda al de las tres cintas anteriores, pero por desgracia, a partir de aquí, poco a poco, la película va perdiendo fuelle y sólo se recupera en algunos momentos esporádicos. La estructura falla, el guión no está bien desarrollado, es ortopédico, hay incoherencias por falta de investigación, tiene "hoyos negros" como le he oído decir a alguno acertadamente, es poco imaginativo para lo que la acción requiere y se le podía haber dado mucho más de sí. Frank Darabont, el guionista al que dio su aprobación Spielberg en un principio pero no el tito Lucas, debe estar riéndose de ellos en alguna parte (aunque sean mucho más ricos que él). David Koepp, el guionista definitivo, realiza un trabajo... deficiente. A mí me hubiera gustado que lo hubiera escrito Lawrence Kasdan, pero qué le vamos a hacer.

El montaje se convierte en un batiburrillo de escenas (algunas innecesarias) que hacen que la historia no fluya como debería fluir. Da la sensación de que no está bien contada. También hay alguna escena vergonzosa, como el momento en que Mutt comienza a deslizarse por las lianas cual Tarzán acompañado de unos monos digitales malamente creados que le siguen y le ayudan por su tupé, y por supuesto, también hay escenas plausibles que nos recuerdan a momentos inolvidables de la saga y escenas que los fans sabemos agradecer y mucho (momentos muy esporádicos como digo). Hay secuencias para aplaudir y otras para echarte las manos a la cabeza. Se abusa en exceso de los efectos especiales y la digitalización (una pena lo de las hormigas), el paisaje CGI recreado también por ordenador hace que le falte más alma si cabe a la película. Si esperabais ver localizaciones reales, olvidaos. Y esto, a mi parecer, queda tremendamente cutre y falso. Además, en ocasiones te entra hasta sensación de cierta claustrofobia, se nota que la película está rodada entre cuatro paredes. Se han ido de aventuras sin salir de casa, vamos.

La mayoría de los personajes están mal desarrollados. Los malos no parecen tan malos, ni siquiera llegan a poner en serios apuros a los buenos. Son malos porque nos han dicho que lo son, nada más. La actuación de Harrison Ford es impecable, sus puños siguen siendo dinamita, aunque hacia el final, es un personaje que se deja llevar, no actúa para conseguir sus objetivos, o mejor dicho, no hay obstáculos que le hagan actuar. También se le ve más asentado y responsable. Ahora es el mentor de Mutt. Hay un cambio de papeles entre él y Shia muy similar a la relación de Sean Connery y Ford en La última cruzada. Cate Blanchett está correcta, su mirada es hipnotizadora, pero a su personaje le falta tensión dramática. Karen Allen se pasa la película sonriendo (creo que de amor), es mi chica Indy favorita, pero parece que su personaje sufre algún delirio mental, no estoy seguro. Además, su peso dramático también podía haber sido mayor. Ray Winstone (Mac) más de lo mismo, es un personaje con el que no consigues enfatizar en ningún momento, además de previsible. A John Hurt (Prof. Oxley) se le podía haber sacado más, es un gran actor y aquí se ha convertido en un personaje que es un tópico. El malo malote de los rusos no es tan malo malote como el nazi de Raiders o el grandote del templo. Shia Labeouf es uno de los pocos que se salva, como he dicho antes, han creado a un buen personaje, es el único que está bien desarrollado.

Los diálogos brillantes también se han perdido bastante, de hecho, ahora mismo no consigo recordar más que uno que dice algo así:

MARION (a Indy): Seguro que durante todos estos años has tenido montones de ligues.
INDY: Sí, ha habido varios, pero todas tenían el mismo problema.
MARION: ¿Ah, sí? ¿cuál?
INDY: Que ninguna de ellas eras tú.

La genial banda sonora de John Williams apenas se utiliza bien, queda dispersa (¿quién habrá montado la película y las mezclas de sonido? Ya me fijaré en los créditos la próxima vez...). El tema principal suena poco para mi gusto, y además, se han reutilizado temas de Raiders y La última cruzada.

El final con la boda nos indica el final de la etapa mujeriega de Indiana, pero por otra parte ya iba siendo hora de que sentara la cabeza, y más, con la mejor de las chicas Indy, Marion Ravenwood. Y para acabar, una genialidad. En la iglesia, las puertas se abren de par en par, el viento arrastra el sobrero Fedora de Indy hasta los pies de Mutt (o Henry Jones III). Suena la Raiders March, Mutt lo recoge, se lo va a poner, parece que el relevo está asegurado, pero justo en ese preciso instante, Indy se lo arrebata de las manos, se lo pone y sale con Marion de la iglesia. Fin.

Por resumir todo esto de alguna manera, el espíritu de las anteriores películas se ha perdido por el camino, pero no el espíritu aventurero de Indiana Jones, ése sigue tan patente como antes. Algunos teníamos la esperanza de que se volviera a los orígenes de hace 20 años, pero poco a poco comprendemos que eso no es posible. Ni siquiera el padre de aquel cine (Spielberg) puede hacerlo. Es una película correcta de aventuras, hecha para el divertimento del público y de los autores, te gusta, la disfrutas como un enano, pero al salir del cine te queda una sensación como de que algo no cuadra. Da la impresión de que la película está coja. Si no fuera una película de Indiana Jones, probablemente se convertiría en una película del montón, pero aquí, el Doctor Jones juega con ventaja. Tantos años no pasan en balde, ey, ¿y quién sabe? A lo mejor ahora sale Spielberg y dice que todo esto ha sido una broma, que la película de verdad sale el año que viene. No estaría mal que volvieran a rodarla, o cuanto menos editarla, que no parezca que está hecha deprisa y corriendo. Algunos hasta dicen que piensan editarla ellos mismos cuando salga en dvd... Aunque puede que a lo mejor el fallo sea nuestro por tener en un pedestal la trilogía original y esperar una maravilla de ésta.

De todas formas sigo pensando que no llega a igualar a ninguna de las anteriores (sí, señores, algunos creen que es mejor que el Templo Maldito, pero ya quisiera el Reino de la Calavera de Cristal tener una última media hora como aquélla con las vagonetas y el puente y un guión tan compacto) . Ahora bien, yo les agradezco este bonito regalo para nada innecesario por lo que me ha permitido vivir, los fans lo han pedido y aquí está, y yo, por supuesto, se lo agradezco a toda la gente que la ha realizado, se lo agradezco por convertir uno de mis sueños en realidad, y la película no está tan mal a pesar de tener ciertas carencias importantes. Y la gente me pregunta si ha merecido la pena la espera, ¡pues claro que sí, joder! ¡claro que sí! ¡Es Indiana! ¡En el cine! Después de todo, quizás me diréis que la he puesto a parir, pero no es tan cierto, he sido duro pero justo, he alabado las cosas buenas y he criticado las malas. Además, siempre somos más duros con nuestros hijos que con el resto, y aquí pasa lo mismo, y a pesar de eso, los seguimos queriendo más que a nada en el mundo.
Tenía que sacar los males y expresarlos, liberar la película. Una vez hecho esto, ya puedes disfrutar de lo bueno, de todo lo demás, que también hay bastante, así que, a volver a verla con otra visión diferente (esto también va por mí en cierto sentido). Esperemos que con el tiempo crezca y se haga un hueco entre sus hermanas.

Mi nota es un 6.8.

4 comentarios:

Nico dijo...

tio...no te falta razon ninguna.
yo no soy fan de este tipo, y tu lo sabes, sin embargo me deje llevar por la publicidad y por mis compañeros y me acerque a verla.
Mis presagios se cumplieron, cine abarrotado y mi caja de palomitas y yo, los unicos con la mente fria como para verla tranquilo y no dejarnos invadir por la lujuria indianesca.
La pelicula estaba entretenida, pero no mas lejos de eso.
El final....bueno...voy a ser franco...una mierda. Sinceramente, tenia alguna idea de las anteriores peliculas, pero el ovni se las llevo. Y me dije...que coño es esto?? star wars??
en definitiva, sali defraudado, no por mi, sino por todos aquellos fans de indiana que vieron como años de espera, se fueron con el ovni como mis ideas y los comentarios de la gente lo corroboraban...caras de extraño e implacables comentarios de ordinaried...se han pasado

Víctor M. dijo...

Es que la última media hora de película te defrauda por completo. Hoy mismo estaba viendo de nuevo por la tele El Templo Maldito (y eso que la tengo en dvd), y viendo ese final (y en general todo) con las vagonetas de la mina, el puente... Joder, así es como deberían rodarse las películas de aventuras, poniendo al protagonista en serios apuros y haciendo salir al protagonista de esos apuros milagrosamente. Eso es Indiana Jones, pero aquí, Harrison Ford, en la última media hora de película, se limita a observar, es un espectador más, ni le ponen en peligro ni nada, los personajes no los desarrollan bien, me parece acojonante que a dos actorazos como Cate Blanchett y John Hurt no les hayan sacado nada. La primera dice poseer cualidades que no muestra, y el segundo no hace más que repetir "Henry Jones Junior" Por favor... Y lo de Karen Allen es para... bueno, que si llega a tener una línea menos de diálogo ni me entero que está ahí... No quiero repetirme como estoy haciendo, pero es que me enervo. Ah, y el jodido CGI!!!! Todo recreado pr ordenador!!! es que es muy falso, coño!!! Si es que hay momentos en que los actores no saben ni a dónde mirar!!!!
En fin, que lo que cuenta es que es Indy y que nos han hecho un regalazo permitiéndonos verle en el cine. Hoy la voy a ver de nuevo, a ver si soy capaz de sacar más cosas buenas esta vez ya que me he desahogado con lo malo, porque disfrutar voy a disfrutar lo mismo, es decir, bastante.
Un saludo, Nico. Nos vemos.

Scry dijo...

Joe, sólo he podido leer el primer párrafo, si el resto es spoiler y estoy de exámenes y no puedo ir a verla... hasta que no la vea no podré leerlo.
Pero he leído un poquito por encima (sólo un poquito) y críticas en otros sitios, donde no hay spoilers, y parece que se esperaba más, que se han excedido tanto Indy.
¡un besote de chocolate!

Víctor M. dijo...

Bueno, pues aquí permanecerá esta entrada para cuando tengas tiempo. Aunque hay muchas bobadas de las que sólo me fijo yo. Bah, total, yo no lo leería porque me siento mal por haber escrito ciertas cosas aunque sean verdad (para mí). Al final intento arreglarlo, y bien es cierto que le pongo un 6.8, pero el fan (yo, por ejemplo) se esperaba más.
¡Suerte con esos exámenes!