viernes, 13 de marzo de 2009

Laberinto Existencial

El sábado estaba tremendamente aburrido y tenía que hacer algo de alguna manera, así que me decidí por salir a comprar algunos dvd's para añadir a mi colección y me topé con una película que llevaba queriendo ver desde hace tres o cuatro años, hablo de 'Extrañas Coincidencias', cuyo título original es 'I ♥ Huckabees', con el corazoncito incluido.
Carga autobiográfica en el argumento, humor que sólo pillan unos pocos, apreciada por la inmensa minoría, fracaso de taquilla en Estados Unidos, dirigida por un tipo que está como una puta regadera y que ha ganado algún premio en Sundance... La compra era inevitable.



David O. Russell, autor de la divertida y alocada 'Flirteando con el desastre' y de 'Tres Reyes', por la que es más conocido, firma este pedazo de guión (coescrito con Jeff Baena) y la dirección. Interpretada por Jason Schwartzman, Mark Wahlberg, Jude Law, Naomi Watts, Dustin Hoffman, Lily Tomlin e Isabelle Huppert, todos ellos tremendos en cada una de las escenas, pero por encima de todos un Wahlberg inconmensurable, Dios Santo qué personaje. La producción corre a cargo del bueno de Scott Rudin, ganador del Oscar por No es país para viejos de los Coen. Scott también se ha encargado de las últimas obras de Wes Anderson y Noah Baumbach.


David O. Russell

Para comenzar quiero que conste que sólo les recomiendo la película a chiflados como yo que van a contracorriente de todo, y en última instancia, también a aquellas personas que tienen constantes idas de olla acerca de cuestiones existenciales como quiénes somos y adónde vamos y que en general se replantean siempre el porqué de las cosas en lugar de buscar su propia felicidad. El resto, por favor, absteneos si queréis conservar vuestro statu quo, va muy en serio. De nuevo estamos ante otro ejemplo de cómo algo que puede llegar a irritar tanto a mucha gente a mí me vuelve loco. Una película inteligente que está a años luz de cualquier convencionalismo, sólo disfrutable para un determinado grupo de personas entre las que quizá estés tú o quizá no. Si no lo estás no te preocupes, aún no has enloquecido lo suficiente, o eso o bien es que has sido abducido por la mierda que nos suele llegar de Hollywood. Nada grave.



La línea argumental es la siguiente: Bernard y Vivian son dos detectives existenciales que son contratados por Albert Markovski, un poeta que trabaja en una coalición para defender los espacios abiertos. ¿Adónde quiere llegar con esto? Muy simple, quiere que ellos averigüen la razón de una extraña coincidencia que puede ser la clave de su realidad. ¿Cómo te quedas? En el viaje también entran Tommy Corn, el otro yo de Albert, un bombero en crisis existencial que se desplaza en bici a apagar incendios. Brad Stand, un ejecutivo al que parece que todo le va de maravilla a pesar de que no es capaz de ser él mismo. Dawn Campbell, una modelo con crisis de identidad, y Caterine Vauban, una francesa que les hace la competencia a los detectives existenciales. Además, también tenemos a un sudanés muy alto, a Richard Jenkins en una escena memorable que sirve de autocrítica a la sociedad, a Talia Shire (Connie Corleone en El Padrino y Adrian en Rocky), que es la madre de Jason Schwartzman haciendo de madre de Jason Schwartzman, y a la cantante vegetariana Shania Twain.



Lo que se provoca con todo esto es aquello que los griegos denominaron "el estado primitivo de la existencia", el comienzo de todo: el caos. Si alguno se pregunta todavía de qué va exactamente la película... Es difícil explicarlo, pero le diré que va sobre un grupo de gente que debe descubrirse a sí misma para ser feliz, a pesar de la inevitabilidad del drama humano. Si no lo tenéis muy claro todavía, no pasa nada, alguno de los actores que rodaron esta película confesaban que en realidad ellos tampoco sabían muy bien de qué iba. Pero lo que a mí me dejó patidifuso (y es muy difícil dejarme así), fue la siguiente línea de diálogo que Schwartzman suelta como si nada: "Si las formas de este mundo mueren, ¿qué es más real? ¿el yo que muere o el yo que es infinito?" Rollos filosóficos aparte, que en una primera visión son completamente inasibles, creo que lo hay que hacer es entrar a su juego y disfrutarla como una comedia (existencial) de gags a veces inapreciables, que como digo, no busca la risa fácil (y esto es importante tenerlo en cuenta) a pesar de lo surrealista de diversas situaciones.



Sobre David Russell, creo que aparte de toda la controversia y los conflictos que se viven en sus rodajes, es un tío con un enorme talento, puede que su forma de trabajar saque de quicio a muchos, pero ese punto de vista tan personal es lo que según mi opinión le hace ser grande, aunque sea de ésos a los que les encanta modificar el guión sobre la marcha.
Jude Law le define como único, excitante, revelador, divertido, salvaje, anárquico, absurdo y valiente, sin embargo, habría que escuchar lo que opina de él George Clooney, con el que acabó a hostias en el set de Tres Reyes por defender a unos extras, o la opinión de la propia Lily Tomlin tras sus continuas discusiones con descalificativos en el rodaje de 'I ♥ Huckabees'. También hay que decir que ella se lo estaba buscando. Lo último que debe hacer un actor es cuestionar el trabajo del director, por muy metafísico que sea.



No puedo pasar por alto la gran banda sonora con un score compuesto por Jon Brion, que también ha puesto música a películas como Sydney, Magnolia y Punch-Drunk Love de Paul Thomas Anderson, a Olvídate de mí de Michel Gondry, y a la ópera prima de Charlie Kaufman como director, Sinecdoche, New York.
Aquí tenéis su tema Knock Yourself Out, cuya letra es bastante resolutoria para cualquier filosofía de vida:

"Es algo inalcanzable, no puedes vivir sin ello, y ahora lo inexplicable te llena de dudas. Las cosas empiezan, las cosas se marchitan y has de encontrar el modo de sentirte bien, pero si quieres pasarte el día preguntándote de qué va todo esto, haz lo que te dé la gana. ¿Por qué nos meten en este lío? Vete tú a saber, podría ser una prueba o podría no ser nada de lo que tengas que preocuparte, pero si sigues con dudas, haz lo que te dé la gana".

2 comentarios:

ROSALÍA dijo...

Pues ... lo mismo estoy loca, pero a mí me han entrado ganas de verla.

Víctor M. dijo...

Ok, pero si después no te gusta o apagas el televisor a la media hora de película, o me quieres matar... ¡Intenta no focalizar en mí toda tu ira! Jajajaja.