sábado, 7 de marzo de 2009

La señora de los lunes

Algún lunes va a ocurrir algo grave con la señora del título. De momento la policía no tiene ningún motivo para arrestarme, de momento, pero es que hay gente que va provocando, y gracias a mi bendita paciencia y a la de muchos otros, todavía no he quebrantado leyes de las gordas, de las otras puede que alguna sí, no me acuerdo.

La cuestión es que a mí me gusta ir al cine los lunes. No es el día del espectador, pero por lo menos tengo un motivo para que cuando llegue el comienzo de la semana no esté decaído. La perspectiva cambia bastante, o mejor dicho, solía cambiar bastante. Ahora todo es distinto, desde hace un par de meses comenzó a venir al cine que yo frecuento una señora de unos setenta años, a la misma hora que yo, y por desgracia, casi siempre a la misma sala que yo. También se suele sentar a escasas butacas de mí (espero que no se esté enamorando), y lleva impregnado en su ropa un olor a perfume del malo, y además lo lleva en abundancia para que huela más y peor. De ahora en adelante, creo que siempre asociaré ese hedor con esta señora.

Yo suelo llegar al cine diez minutos antes de que comience la película, y ella suele llegar siempre un par de minutos antes de que se apaguen las luces. Lo sé porque lo huelo. A partir de aquí comienza el calvario, si la película es mala, lo llevas claro, y si es buena, esta señora te la va a joder. No me gusta que la gente coma en el cine, pero es algo que puedo soportar. Lo que no aguanto es que hablen, me saca de quicio, no puedo con ello, si alguien me quiere joder creo que no hay mejor forma que ésa. Ahora bien, hay tres formas de hablar, una es al oído, para que sólo se entere tu acompañante, otra es la normal, para que te oigan en la fila de atrás y en la de delante, y la tercera, que es la que practica esta señora, es en voz muy alta, para que te oiga toda la sala. Y no es que hable sólo una o dos veces, no, la mujer comenta todas las escenas y todas las jodidas acciones de todos los jodidos personajes, y lo peor de todo es que sólo dice gilipolleces y evidencias.

La semana pasada estaba viendo la maravillosa 'Slumdog Millionaire', y por supuesto, ella estaba allí, como si estuviera narrando un partido de fútbol. Cuando Jamal, el protagonista de la película se encontraba en la pregunta culmen del concurso ¿Quién quiere ser millonario?, la señora no hacía más que repetir la respuesta correcta a gritos como si el personaje pudiera oírla y como si nos quisiera dar la respuesta a nosotros. Bravo señora, está claro que no se crió en los tugurios de Mumbai. Y cuando la película es muy buena y me están molestando de esa manera... Es una lástima que a veces mi buena educación no me deje expresar todo cuanto quiero, por eso lo escribo, pero creo que nunca he estado tan cerca de levantarme de un cine en mitad de la película, dirigirme a alguien y decirle "Cállese, es usted gilipollas, no tiene ni puta idea, no se entera de nada, es usted una inútil, gilipollas, su perfume es una puta mierda y nos está intoxicando a todos, póngase un bozal, gilipollas, déjenos ver la película a gusto, necia, furcia, hija de puta, gilipollas otra vez." Pero no lo hice a pesar de que tuve varios arrebatos. Si lo hubiera hecho creo que el resto de los espectadores me hubieran aplaudido y yo me hubiera convertido en un héroe.

4 comentarios:

ROSALÍA dijo...

jajaja Es jodido, la verdad, tener a alguien tan coñazo en la misma sala. Yo también soy de las que no me gustan que hablen pero sí como chuches, sólo gominolas que no hacen ruido, eh??

Alfredo Domínguez dijo...

Me acaban de "chivar" que la SER se va a cepillar a los de 'Lo que yo te diga'. Bueno, me he enterado a través de la web Guia de la Radio. Recopila más información, tú que tienes mano en el mundillo del cine, y espero que si sabes algo más me informes vía personal o través de este excelente blog. Un saludo.

PD: estos dos próximos findes voy a estar en Plasencia y el segundo, el puente de San José, iré al basket. Espero que me cedas un rato de tu 'estresante' vida para tomarnos una caña.

Scry dijo...

Uffff.....
ufffffff.....
ufffffffffffffff....
Una peli puteada por la señora de los lunes, pasa.
Dos pelis... es mala suerte.
Pero ya a partir de ahí, abre la PUTA BOCA y dile todo lo que has escrito. Y si no funciona, bajo yo y se lo grito.
¡Por favor, qué paciencia la tuya de no decir nada!
Una vez fui al cine y había un grupo de chavalas de 15 años fumando. Al principio no dije nada, porque hombre si las chavalas tenían mucho mono... pero es que fue un piti y otro y otro. Y la sala no estaba precisamente vacía. Pero nadie decía nada. Así que a los 20 minutos, les dije:
- Sabéis que aquí no se pude fumar, ¿no?
Me miraron con cara de pena y se levantaron y se fueron. (Y encima nadie me aplaudió como heroína que fui).
Por favor, por favor, por favor, si la señora esa vuelve a aparecer el lunes que viene, escúpele a la cara con todo el amor del mundo y trátala de usted pero que se vaya a tomar por el culo.
Ale, qué a gusto me he quedado

Víctor M. dijo...

"Escúpele a la cara con todo el amor del mundo". Jajajajaja, lo barajaré como una posible opción.
Su presencia fue notable sobre todo en las películas que tenían nominaciones en los Oscar, pero ahora que vuelve la normalidad, creo que sus gustos están más bien alejados de los míos porque hace ya un par de semanas que no hay rastro de ella.

Respecto a lo de las chicas fumando en el cine, si nadie te aplaudió entonces por tu benéfica acción, yo lo hago ahora.