miércoles, 24 de septiembre de 2008

Woody, descansa un poco

El lunes fue un día extraño, por la mañana ultimé el calendario de la semana, que todavía no sé cómo acaba, me puse a ver una película de Wes Anderson y mientras veía una escena de dicha película se me ocurrió una gran idea para un corto que en realidad procedía de un largo que a su vez había sido desarrollado con otro nombre 20 años antes y que fue sacado de una anécdota que alguien contó hace 30, donde aparecía Woody Allen de por medio. Todo eso sin saber a ciencia cierta que unas horas más tarde iba a estar en el cine viendo 'Vicky Cristina Barcelona'.



Mi amigo y yo teníamos planeado subir por la tarde a ver a otro amigo que estaba ingresado en el hospital. Así que cogemos el coche, ponemos en el cassette la cinta 'The Tarantino Connection', y meto primera al ritmo del Little Green Bag. Llegamos.

-Oye, ¿has avisado de que veníamos a verle?
-¿No ibas a hacerlo tú?
-No, creí que habías dicho esta mañana que...
-No, que va, yo no he dicho nada, yo he dicho...
-¿Cómo que no? No me toques los coj... Mira, es que estoy segurísimo de que me has dicho "Sí, le doy un toque y subimos".
-¿Pero qué dices? Yo te he dicho a ti que te doy un toque y subimos.
-Bueno, da igual, así es como si fuera una sorpresa. Oye, ¿te has bajado el mechero que te he pedido?
-Sí, aquí está. Ya sabes que no fumo, pero siempre lo llevo encima porque con bastante frecuencia la gente me pregunta si tengo fuego. Al principio nunca tenía, pero desde que empezaron a preguntar tías buenas siempre lo llevo conmigo.
-Oye, ¿y si le llamamos ahora y le decimos que estamos aquí en la puerta?
-Haz lo que quieras.
-No, lo que quiera no, nos tendrán que dejar los pases para subir, digo yo.
-¿Pases? No, por la puerta de urgencias nos podemos colar.
-Mira, mejor le llamo... (marca el número y llama) Oye, que estamos aquí en la puerta del hospital Víctor y yo, que... ¿qué? ¿que te han dado ya el alta? ¡Venga ya, no jodas! (por el teléfono se oye la propia respuesta del tercer amigo) -¿Cómo que no jodas?

Como nuestro amigo ya no está en el hospital, volvemos a coger el coche, miramos la hora.

-¿Al final vamos a ir al cine o qué?
-Tiempo tenemos de sobra. ¿Hay algo que merezca la pena ver que todavía no haya visto?
-El tren de las 3:10, pero yo sí que la he visto.
-¿Está bien?
-Cojonuda.
-¿A qué hora empezaba la de Woody?
-A las 6:15.

Como todavía queda cerca de una hora para la película hacemos algo de tiempo conduciendo por la ciudad. Es la hora del café, así que yo tengo que parar en un bar como sea.
Después, justo cuando estoy a punto de entrar en el cine, recibo una llamada de un cuarto amigo.

-Víctor, te necesitamos para un partido de fútbol.
-Imposible, estoy a punto de entrar en el cine.
-¿Tienes ya las entradas?
-No, pero estoy ya en la cola para cogerlas.
-¿No te vienes entonces?
-No.
-¿Pero cómo nos haces esto, tío? No me jodas, Víctor.

El cuarto amigo cuelga un poco mosqueado. Cinco minutos después, las luces de la Sala 5 se apagan y comienza la película. Al cabo de 96 minutos, la película acaba y las luces se vuelven a encender. Mi amigo y yo salimos del cine, y lo primero que murmura es:

-Una más.
-Sí, Woody necesita descansar un par de añitos. Debería dejar de hacer una película por año. Está acabando con él.

'Vicky Cristina Barcelona' es una película que se deja ver, tiene algún momento cómico, incluso alguno muy cómico de los que te sigues riendo cinco minutos más tarde, pero en conjunto es una película algo sosa, sin la chispa que acostumbraba a tener Allen. Es normal que la cinta esté teniendo éxito en el extranjero, es una película que tiene ciertos clichés, y para el resto del mundo puede resultar algo diferente y sensacional. Sin duda es una película que le va a dar a Barcelona, incluso a Oviedo, por qué no, un importante empujón turístico (mayor todavía si cabe). Destaco sobre todo la actuación de Penélope, que nos deja todo un torrente de interpretación, muy por encima de sus compañeras de reparto. Me gustó bastante la fotografía de Aguirresarobe, que aunque obviamente se encontró con bastantes restricciones a la hora de poder grabar con más alma a la ciudad, para mí hace un trabajo notable. Unas restricciones, que como habrán podido notar algunos, también le han impuesto al propio Allen en el guión, aunque a diferencia del director de fotografía, estas restricciones eran de producción. También quisiera destacar el conocido temazo de Paco de Lucía, 'Entre Dos Aguas', que como digo, son un placer sobre todo para el espectador que no lo conoce. Ah, el narrador, me olvidaba del narrador, ¿a quién no le han entrado ganas de meterle un tiro mientras hablaba? De todas formas, como dice un compañero, de un director que admiras hay que verlo todo. Woody es un genio, pero últimamente le falta implicarse más en lo que hace. Conocer más lo que escribe, y para eso hace falta un poco de tiempo.



Después nos pasamos por un hipermercado a echar un vistazo a las ofertas de discos de música y películas. Yo me encontré con una estantería de cine indie que por poco me llevo entera a casa a modo de mampostería.

3 comentarios:

gato montés dijo...

Te has tomado bastantes licencias con los diálogos puto, ah y lo de que me dejes como anónimo no mola.

P.D We have to talk about the caceres pop art stuff

Scry dijo...

"Es la hora del café, así que yo tengo que parar en un bar como sea."
jajajajajaja
me ha encantado esta frase. ¡qué malas son las adicciones!
El truco del mechero también lo utilizo yo, será que tengo cara de regalar pitillos cada dos por tres.
- ¿Un piti tienes?
- No.
- ¿Pero fuego ya tendrás, no?
No tengo intenciones de ver nada de Woody Allen. Me vi tres películas y me aburrí en las tres. Le he tachado como alguien que no me gusta y no tengo intención de seguir perdiendo el tiempo en cosas que ni me atraen, ni me interesan. No es mi estilo.
No soporto a Woody Allen. Ale, lo he dicho, estoy tranquila.

Sun-T dijo...

Woody hace mucho que debiera haberse tomado un descanso. De hecho su etapa "britanica" es de lo mas infumable que he visto en mucho tiempo. Una lastima. Mia Farrow no solo se quedo con los hijos y la pasta, algo del alma de Woody tambien se llevo. La culpa de todo la tiene Yoko Ono...uy perdon queria decir Soon Yi