miércoles, 23 de abril de 2008

PTA: Paul Thomas Anderson

Seguro que habéis leído su nombre por estos lares. A este personaje siempre le suelo incluir entre mis cineastas favoritos, lo que no recuerdo bien es si su nombre lo he escrito completo o como a él le gusta: PTA, o P. T. Anderson. No confundir con Wes Anderson, que es otro de mis favoritos. Nacido en Studio City, en el Valle de San Fernando, Los Angeles, California. Se fue a estudiar cine a la New York University Film School, pero sólo duró dos días. Todo lo que aprendió lo hizo por su propia cuenta, un guionista y director autodidacta, como Tarantino (del que es gran amigo) o Kevin Smith. Siempre ha querido gozar de libertad para hacer lo que le sale de los huevos. Y a mí se me ponen los ojos como platos cuando hace una escena del tirón, de una tacada, sin cortar a distintos planos, es decir, un plano secuencia, moviendo la cámara por todo el escenario, con esas canciones tan buenas. Ver una peli suya equivale a un curso entero de dirección cinematográfica. Con el dinero que no invirtió en la escuela de cine se financió su propio corto, "Cigarettes and Coffee", que triunfó en el Festival de Sundance. A partir de ahí Paul tuvo el camino libre.
He aquí una de las canciones bandera de PTA:

Fue casi como un hijo para el difunto Robert Altman, el cual se convirtió en su mentor. Él dijo que Paul era la gran esperanza para el cine, y no le faltaba razón. Hasta la fecha se ha movido de obra maestra en obra maestra. Debutó con 'Hard Eight' (1996), aunque pronto la película pasó a llamarse 'Sydney', nombre del protagonista interpretado por Philip Baker Hall, uno de los fijos en las películas de PTA junto a Philip Seymour Hoffman, John C. Reilly, Luis Guzmán, Melora Walters, William H. Macy, Alfred 'Fred' Molina o Julianne Moore. En Sydney también estaban el gran Samuel L. Jackson y Gwyneth Paltrow. La película fue muy bien acogida tanto en Sundance como en Cannes y Paul fue nombrado el director más prometedor del año.

Después hizo 'Boogie Nights' (1997), que sinceramente es la rehostia, tomando como punto central de la trama la historia de Dirk Diggler, un conocido actor porno (ficticio) de la década de los 70. Una película con un reparto que es para quitar el hipo, ya que además de los anteriormente citados, también actuaban Mark Walhberg en uno de los mejores papeles de su carrera si no el mejor haciendo del mismísimo Diggler, Burt Reynolds, Heather Graham (la inolvidable RollerGirl) y Don Cheadle. PTA estuvo nominado al Oscar por el guión original de la película, pero no se lo llevó.

Y sigue nada más y nada menos que con 'Magnolia' (1999), magnífica obra coral de multitud de personajes. Nos falta vocabulario para describir lo grande que es esta película. Un auténtico proceso mental. Si la empiezas no puedes dejar de verla hasta el final, y eso que dura unas 3 horas, una película frenética. Si te quedas a la mitad, como digo, el proceso mental se verá interrumpido y te empezará a doler la cabeza. Magnífica la actuación de todos los fijos en las pelis de PTA y magnífica actuación de Tom Cruise en la que es probablemente la mejor actuación de su carrera, al menos a mí es la que más me gusta, por encima de sus actuaciones en 'Jerry Maguire', 'Nacido el 4 de Julio' o 'Collateral'. Mención también para la banda sonora, que como siempre en toda su obra es espectacular, pero aquí la deja casi al completo a cargo de Aimee Mann (la de la canción de arriba), una gran amiga suya. Su novia Fiona Apple (punto de referencia de mi musa personal Sophie Auster) también es cantante. Le volvieron a nominar al Oscar por el guión original, pero tampoco se lo dieron.

Continuamos con 'Punch-Drunk Love' (Embriagado de amor), una de las películas favoritas de Francis Ford Coppola, ahí es nada. Aquí participan dos de sus habituales como Guzmán y Seymour Hoffman, pero el verdadero protagonista es Adam Sandler, que está inconmensurable. Es la única actuación de su carrera que le ha llevado a la nominación al Globo de Oro. Magnífica también su compañera de reparto Emily Watson. Esta película me la mandaron ver en la escuela de cine, y me la mandaron sólo a mí por el parecido de una de las escenas con mi proyecto a desarrollar por aquel entonces, y porque me podría ayudar a solucionar mi problema con dicha escena. Efectivamente me ayudó bastante. Según P. T. Anderson, es una obra de arte y ensayo de Adam Sandler. Y yo creo que es otra puta obra maestra. Premio al mejor director en Cannes, donde la gente tenía miedo de la actuación de Sandler, que finalmente hizo callar muchas bocas.

Y finalizamos la filmografía con la última que ha hecho hasta la fecha, 'There Will Be Blood' (Pozos de Ambición), la única película en la que no ha utilizado a ninguno de sus actores habituales, pero sí al soberbio Daniel Day-Lewis, al cual ha conducido hasta el Oscar al mejor actor. ¿Mi opinión? Creo que está clara, y aunque es completamente diferente a sus anteriores películas, para mí es otra jodida obra maestra. De nuevo Paul estuvo nominado al mejor guión, en esta ocasión adaptado, así como al mejor director en los Oscar, pero claro, es que estaban unos hermanos llamados Joel & Ethan.

Pero os confesaré algo, cada vez que acabo de ver una de sus películas, cuando la imagen funde a negro y aparece su nombre, siempre acabo murmullando lo mismo: "Qué hijo de puta" Es fácil adivinar por qué.

Éste es un fragmento de la entrevista que le hizo Jamie Graham para Cinemanía (Febrero 2008):
Después de Magnolia dijiste que seguramente seguirías haciendo buenas películas, pero ninguna tan buena...
[Sonrisa irónica] Sí... estupideces que uno dice. Sólo hay una cosa peor que el que citen mal. Que te citen bien.
Han pasado ocho años y dos películas, ¿sigues pensando lo mismo?
El otro día pusieron Magnolia por la tele. Me pareció jodidamente larga.
No hay duda de que es agotadora. Toda la película está contada a un nivel muy alto. Es como un gran clímax.
Sí, está al límite, ¿no? Como un subidón de café. Ni un respiro. Fue un momento salvaje; estábamos intoxicados por nuestro propio entusiasmo. Nos habían dado mucha libertad, sin restricciones ni supervisión de arriba. Supongo que eso es lo bueno que tiene... aunque también entiendo que a algunos les saque de quicio. Te diré una cosa: sea lo que sea, es el fruto de lo que estábamos pasando en aquel momento. Para bien o para mal.
Es como una película de Michael Cimino o Apocalypse Now, esas cintas enormes, valientes, que se lanzan a por todas...
Sí, tiene gracia, me alegro de que esté ahí porque no creo que volvamos a hacerlo. Sé que no lo haremos. Todos hemos cambiado. Así que volver a verla da un poco de vergüenza ajena. Pero al mismo tiempo estoy muy contento de que exista. Eso es lo que queríamos hacer en aquel momento. Qué locura.
A mucha gente le gustaron Boogie Nights y Magnolia, pero algunos las tacharon de ser las obras pretenciosas de un director arrogante...
¡Con eso podría estar de acuerdo!
Hablemos de Robert Altman. Ha sido un mentor para ti, casi un padre adoptivo. ¿Qué ha perdido el cine (y tú) con su marcha?
Hemos perdido... Dios, todo lo que quiero decir suena jodidamente cursi. [se aclara la garganta] Dices todas esas tonterías como: "Hemos perdido a uno de los grandes" o " Nunca habrá otro como él"... Todo suena jodidamente trivial. Tengo la sensación de que, al final, para mí, lo importante no eran sus películas, sino él, su espíritu. Además de las obras maestras hizo otras más flojas, pero en todas está su espíritu. Su filosofía era: "Tiene que haber un jefe y ése soy yo. Seré un dictador benevolente, le daré a cada uno su espacio, pero es una persona la que hace la película". Idealmente, así es como debería ser.
¿Aprendiste algo estando en el rodaje de su última película, El Último Show (2006)?
Sí, me enseñó a relajarme y no agobiarme por las cosas sin importancia (MUY IMPORTANTE). Bob siempre decía: "Ríete y ríndete", una filosofía genial. Era muy tranquilo pero al mismo tiempo conseguía exactamente lo que quería sin necesidad de ninguna discusión.


LAS 10 CLAVES DE P. T. ANDERSON (Nando Salvá)
1.Formación: Ya se ha dicho arriba, ninguna. De niño hacía películas caseras. Una de ellas, The Dirk Diggler Story, es el germen de Boogie Nights.
2.Influencias: De Scorsese aprendió a mover la cámara y a acoplar la acción a la música. Al principio de Pozos de Ambición, uno cree ver a Kubrick, pero su gran mentor es Altman: Anderson estuvo al lado del viejo durante todo el rodaje de El Último Show.
3.Actor fetiche: Philip Seymour Hoffman aparece en sus cuatro primeros filmes. Philip Baker Hall y Luis Guzmán lo hacen en tres. Adam Sandler y Day-Lewis sólo han rodado un título con él, pero es un trabajo por el que serán recordados.
4.Obsesión: La pena y la redención; la destrucción y la reinvención de la familia y los personajes en busca de un hogar.
5.Truco predilecto: Sus impresionantes planos secuencia con steadycam. En Boogie Nights, por ejemplo, cita dos de los más célebres de la historia: la entrada en el Copacabana de Uno de los Nuestros y la zambullida en la piscina de Soy Cuba.
6.Música Maestro: Sus películas incluyen los scores más experimentales. Y escoge canciones como nadie. Ejemplo: el karaoke cósmico de Magnolia.
7.Obra Magna: Punch-Drunk Love, porque con ella Anderson crea su propio vocabulario cinematográfico.
8.Patinazo: No se le conocen. En lugar de empezar su carrera con una película defectuosa, debutó nada menos que con la joya neonoir Sydney.
9.Momentos: Sydney: "Te lo voy a pedir con todo mi corazón y mi sinceridad: por favor, no me mates", ruega Philip Baker Hall. Boogie Nights: Dirk Diggler trata de estafar a un camello farlopero (Fred Molina). Magnolia: La bíblica tormenta de ranas. Punch-Drunk Love: Barry Egan y el amor de su vida se besan a contraluz en un hotel de Hawaii. Pozos de Ambición: Los 20 primeros minutos.
10.¿Por qué atrae a la vez al 'ain't-it-cool' y a la cinefilia?
Porque si Fincher es un virtuoso visual, Soderberg intelectualiza, Coppola es bueno creando atmósferas y Tarantino es un enciclopedista, PTA es todo eso a la vez.

Video Tributo a las 5 obras maestras de PTA

7 comentarios:

Sun-T dijo...

Una entrada de altura que nos devuelve a tus mejores momentos en este blog. Impresionante. Comparto tu pasion por P.T.A., aunque me haya cabreado Punch-Drunk Love la primera vez que la vi, es un film que requiere varios visionados, pero entiendo eso de que sea una pelicula que o bien la amas o bien la odias, no hay termino medio. Magnolia sigue siendo mi favorita, la escena de la gran Julianne Moore en la farmacia es una maravilla del cine dramatico a la altura de Douglas Sirk. Boogie nights fue un descubrimiento y sigue siendo una de las mejores peliculas del cine contemporaneo (ese final frente al espejo, esa semejanza con la vida de John Holmes)Y "There will be blood" es toda una leccion magistral; una pelicula en donde el protagonista y el film en si tratan de comerse el uno al otro (aunque disienta en algunas cosas como leiste en mi blog)
Sencillamente creo que has realizado una magnifica entrada sobre un director imprescindible para entender hacia donde va el cine moderno. Gracias por tan maravillosa lectura

Víctor M. dijo...

Me alegro de que te haya gustado la entrada. A mí también me encanta. Es curioso eso que dices sobre Punch-Drunk Love, a mí me enamoró a la primera, es cierto que los primeros minutos me dejó bastante desconcertado, pero decidí seguirle el juego a Paul y me acabó encantando. Además de ejercer sobre mí una gran lección didáctica. De hecho, PTA dice que Punch-Drunk Love es su película más personal.
Ya veremos con qué film nos sorprende próximamente, aunque de momento no hay nada a la vista a día de hoy.
No sabes la razón que tienes al decir lo de "director imprescindible para comprender hacia dónde va el cine moderno". Y dentro de unos años quedará confirmado, eso tenlo por seguro.

Scry dijo...

¡pero qué bien!
Tus explicaciones son clases de internet gratuitas, no conocía yo al hombre este. (Sí sus películas... pero no que él era el director). Me he apuntado un par que no había visto.
Vaya informes que nos haces... tendrías que ser profesor, (aparte de guionista, evidentemente).
un besote!!!
pd. no creo que lo hayas hecho... ¿pero te has acordado de preguntarle a... no recuerdo a quién sobre que cámara me tendría que comprar? (supongo que se te habrá olvidado... pero cuando puedas, ¿podrías preguntar?) ¡Cuánto trabajo te doy, lo sé, lo siento! :P

Víctor M. dijo...

Me halagas con tus comentarios Scry.
Por otra parte, mi amnesia esporádica era conocida, pero no sabía que tanto. Me he reído cuando has dicho: "no creo que lo hayas hecho" o "supongo que se te habrá olvidado" Bueno, menos mal que me lo has recordado porque efectivamente se me había ido por completo. Esta misma noche se lo pregunto al tío que entiende de esto, que seguro que le veo. Si es que tengo la cabeza en 1000 sitios distintos. Pero hoy no me olvidaré.

Christopher dijo...

hola buenas, yo tb adoro el cine de Paul Thomas anderson, solo me falta por ver una película: Sydney, sabes donde la puedo conseguir?? tio no la veo por ningun lado.
Ehorabuena por este pedazo de Blog

Víctor M. dijo...

Pues la verdad es que no tengo ni idea. Sé que está editada en dvd, y seguro que la tienen en venta por internet, pero todo sería cuestión de buscar. De todas formas, siempre te pueden quedar como recurso los torrents del emule y demás para bajártela.
Otra opción es realizar un pedido en la tienda Fnac (y digo ésta porque estos tíos son capaces de conseguir casi cualquier cosa).
Un saludo.

Chus dijo...

This is what I think: Paul Thomas Anderson