jueves, 14 de mayo de 2009

Diario de un novel

Casi con toda probabilidad, una inmensa mayoría de españoles han oído hablar de una película independiente del año 2002 llamada 'Smoking Room', escrita y dirigida por el catalán Roger Gual y el argentino Julio Wallovits. Fue todo un descubrimiento, una auténtica revelación. Si no habéis oído hablar de ella o no la habéis visto después de 7 años, ya estáis tardando demasiado.

Hoy la vuelvo a recordar por una razón. A comienzos de esta semana me pasaron el diario que escribió Roger Gual desde finales del año 1999, cuando aún no era más que un joven con un guión en sus manos, hasta el año 2003, cuando consiguió alzarse con el premio Goya. Yo no conocía su existencia, pero me lo he leído en dos días. Es un documento sincero, quizás demasiado sincero a veces, algo que se agradece. En él desentraña toda la odisea que fue enfrentarse a la realización de una película de bajo no, bajísimo presupuesto. Hay entretenimiento masivo, risas, problemas, y sobre todo, mucha fuerza de voluntad y valor. Además, como el autor pretende con su publicación, muestra el camino a través del tunel para que otros cineastas se motiven y realicen su propio viaje cinematográfico. El diario, titulado 'Todo por un largo', lo editó Ocho y Medio, y su introducción dice así:

Espero que este prólogo sirva para alguna cosa. Normalmente los prólogos no son de gran utilidad. Bueno, sirven para introducir al lector en lo que va a leer a continuación, pero si en realidad ya lo está leyendo es porque por alguna razón o por otra ya le había interesado. Entonces, ¿para qué leer el prólogo?
Si todos los lectores pensasen como yo, a estas alturas de párrafo ya habrían pasado de página y habrían ido en busca de aquello por lo que se compraron el libro en realidad: el diario de "Smoking Room". Y de eso precisamente es de lo que va esto. Esto va de no hacer caso. De no escuchar. De no seguir el camino trazado. De optar por la vía que más te convenga aunque haya que dar vueltas. De pasar de página aunque la real academia de la lengua y la santísima iglesia católica diga que primero siempre hay que leer el prólogo, que para eso está. Mentira.
Lo primero que tienes que hacer cuando quieres hacer una película es ir a ver a un productor. Mentira. La única manera de hacer películas en este país es teniéndolas prevendidas a los canales de televisión. Mentira. La forma más fácil de conseguir financiación es a través de las subvenciones. Mentira. Para hacer una primera película tienes que haber hecho por lo menos dos cortos. También mentira.
Estos son los tópicos con los que se encuentra todo aquel que quiere hacer su primera película. Después de leer este libro, el lector se va a dar cuenta de que los tópicos no son más que eso, tópicos. Y que el verdadero camino a la hora de hacer una película se lo hace uno mismo, con más o menos ayuda de la fortuna. En nuestro caso, nos lo hicimos nosotros mismos con mucha perseverancia, un poco de talento y con toda la suerte del mundo.
A pesar de que la mejor manera de empezar un proyecto es no esperando nada de él. Algo sí espero haber conseguido después de los cuatro años que ha durado el tortuoso proceso de "Smoking Room". Desde escribir el guión, conseguir la financiación, conseguir a los actores, conseguir rodar la historia, conseguir montar otra historia diferente a la que teníamos en el guión, conseguir estrenar la peli y finalmente conseguir que vaya gente al cine a ver lo que has hecho. Después de todo esto, espero una sola cosa: haber abierto una puerta a que otra gente pueda intentar hacer lo mismo, que otro se anime y piense: "Joder, si Éste lo ha hecho, yo también puedo hacerlo." Y si realmente todos pensamos así, no habrá nadie que nos detenga, nunca.

ROGER GUAL


En el año 2006, Roger estrenó ya en solitario su segunda película, 'Remake', escrita con Javier Calvo. Al igual que Smoking Room, era una película construida en base al diálogo. Diálogos genialmente escritos y puestos en boca de enormes actores.
En mi caso, este segundo trabajo consiguió gustarme incluso más que el primero, pero no sabría decir por qué exactamente. Supongo que por lo idílico de su entorno, por descubrirme al dúo CocoRosie, y porque al fin y al cabo me siento más identificado con esos personajes. Una cosa está clara, con películas como éstas, uno a veces puede sentirse orgulloso del cine español.

-Tráiler de 'Smoking Room'



-Tráiler de 'Remake'

3 comentarios:

Rosalía dijo...

La he visto, pero a mí no me gustó mucho.
De entrada, mi predisposición era prácticamente nula porque Eduard Fernández no me gusta ná de ná [es un caso lo mío con este sr., no he conseguido que me guste nada de lo que hace], y Antonio Dechent poquito también [ni por que sea de aquí].
Creo firmemente que cambiándome a estos 2 la cosa hubiera funcionado; pero claro, no suelen consultarme estas cosas ...
:)

Víctor M. dijo...

Hombre, yo a Dechent en este papel no le cambiaría por nada del mundo, y después, cuando te enteras de que los actores no cobraron un duro... es imposible reprocharles nada y menos andar haciendo reajustes en el reparto.
Sinceramente creo que hay otros muchos actores que están MUY por debajo del nivel de estos señores.
¿Has visto 'Remake'? Quizá puede que te guste más.

Un saludo.

Rosalía dijo...

No, aún no. Pero acabo de ver el trailer que has colgado y me ha gustado bastante.

Me la apunto, porque no la tengo en casa.