jueves, 11 de diciembre de 2008

Caminando

Como se habrá podido notar, la frecuencia de posteo ha bajado en los últimos días más de la cuenta, y las últimas entradas han sido más alicaídas y breves. Esto se debe básicamente a que estoy bastante ocupado, y aunque aún tengo tiempo para conectarme a internet, me vais a tener que perdonar un par de semanitas para que pueda atender otros asuntos. Si publico algún post entre estos días será algo sencillo o algún copia/pega. Por lo tanto, os deseo que paséis la Navidad de la forma menos aburrida posible. Sé que será difícil, pero siempre quedan los regalos, la comida y el alcohol.

Antes de que se me olvide, me gustaría dar las gracias a la Caja de Extremadura por su labor con la obra social y la distribución de la cultura. Gracias a ellos, a su confianza, nuestras obras se dan a conocer al público año a año y casi siempre se nos olvida agradecerlo. Esto viene por algo extraño que me ha ocurrido esta mañana cuando me dirigía a encuadernar unos guiones. Iba caminando con prisa por las calles de mi pueblo, escuchando el tema Sin City Lies en mi mp3, cuando de repente me encontré con un cartel promocionado por dicha entidad bancaria de una proyección de trabajos en el que se podía leer mi nombre como autor de uno de ellos, el que rodé este año. Ha sido algo realmente sorprendente e inesperado, como cuando Bill Murray ve su cara en un camión en 'Lost in Translation' de Sofía Coppola, aunque a mucha menor escala, claro. No he arrancado el cartel de la calle para no restar publicidad al asunto, pero ya volveré...

Es una bonita forma de culminar el año. Nuestra pequeña película ha viajado por algunos festivales en Madrid, Aguilar de Campoo y otros municipios menos conocidos, y precisamente finaliza su recorrido en el mismo lugar donde se inició, a pesar de que no descartamos sacarla otra vez de paseo a comienzos del 2009. No es un trabajo espectacular ni brillante, pero se realizó con mucho entusiasmo, dedicación y ganas, tal vez fueron estos valores los que nos llevaron a estos festivales.

Hace un par de semanas comenzamos a rodar un nuevo corto en el que me he sumergido sin bombonas de oxígeno, sin traje y sin nada, nos hemos tirado directamente a la piscina a ver lo que sale (¿por qué tengo la sensación de que siempre me pasa lo mismo?). A diferencia del anterior trabajo, en éste no contamos con cámaras profesionales, ni con actores de verdad, ni con nada, por no tener, casi no tenemos equipo técnico, pero os diré algo, sí hay guión, que es lo más importante. De momento hacer un balance de cómo van las cosas es muy complicado ya que sólo hemos rodado un par de exteriores en Madrid que no creo que nos sirvan para nada, así que es como si no hubiéramos hecho nada todavía. Siempre me gusta tomar exteriores en Madrid, aunque después nunca sé si van a ser utilizados a la hora de montar la película, una película que ahora se encuentra congelada debido a otras prioridades que han ido surgiendo, pero que esperamos retomar en breve. Ya ni recordaba lo que era salir a la calle con una cámara convencional y sin trípode, te sientes inseguro y sin referencias, de todas formas, si sale bien prometo convertirme al judaísmo.

Después de rodar nuestro último trabajo me dije que a partir de entonces únicamente escribiría, pero me he dado cuenta de que si no diriges tú, muy poca gente lo va a hacer por ti. También me dije que en caso de dirigir, sólo lo haría con historias de corta duración, así que de momento no estoy incumpliendo ningún pacto, ya que la duración prevista para este nuevo corto en principio no superará los 3 minutos. Más que un corto yo lo definiría como una gran secuencia de montaje, casi un videoclip. De todas formas, lo que me ha obligado a dejar todo esto aparcado unos días y lo que me mantiene ocupado la mayor parte del tiempo es otro asunto mucho más importante, de ésos que al final no sabes si valdrán para algo, si llegarán a buen puerto o se perderán en alta mar junto a tus mejores deseos.

Y es lo que hay que hacer, me lo repito todos los años, hay que luchar contra la tormenta de arena. Poco a poco. Y vendrán tiempos difíciles, pero hacerse un hueco en esta industria es cuestion de mucho trabajo y constancia, sobre todo constancia, hay que ser muy terco y no tirar la toalla a las primeras de cambio o al primer contratiempo, no obstante, es cierto que debes tener bien cubiertas las espaldas porque podrías acabar viviendo bajo un puente.

3 comentarios:

Scry dijo...

¡A por ellos tigre! Que tú puedes
:D

Mr. Shhh dijo...

Llegue tarde para la entrada esperanzadora del cine indie, es bueno que DiCillo siga luchando, del que no he escuchado nada es de Jarmusch.

Te comento que le entregado a tu blog el premio "Symbelmine", que siga así. Por una navidad menos aburrida posible. Saludos!

Víctor M. dijo...

Scry, gracias por tus motivadoras palabras a lo Mary Jane Watson. Son de ayuda. De verdad.

Mr. Shhh, ya lo creo que es bueno que DiCillo siga luchando. Él es una de las personas a las que más debo en cuanto a influencias y pensamiento. DiCillo es un obrero del cine, y su actitud de no rendirse nunca, es todo un ejemplo a seguir.
De Jarmusch, tengo la impresión de que va a golpear fuerte próximamente. Hace 6 ó 7 meses acabó de rodar en España su última película llamada 'The Limits of control' con Bill Murray, Tilda Swinton, John Hurt, Gael Garcia Bernal y buenos actores españoles como Óscar Jaenada y Luis Tosar. No sé nada de la historia, sólo sé que Jarmusch rodó en Madrid y en Andalucía.
Gracias por tu premio. Saludos.