lunes, 29 de septiembre de 2008

Pop Art

Ya que no pude ir al Festival de Cine de San Sebastián, me tenía que resarcir del alguna manera, quitarme esa enorme espina clavada, así que me fui a un festival de música independiente que pudo subsanar ligeramente mi herida. Me fui al Pop Art de Cáceres, una de las ciudades que jamás pisaría de no ser porque allí actuaban grupos como The Blows y Russian Red entre otros. La mayoría de ellos desconocidos para el gran público.

Durante el trayecto por carretera hasta la ciudad, gato montés y yo tenemos una intensa charla sobre las ventajas y las desventajas de vivir en un loft. Él dice que es muy estético, pero que le parece un lugar demasiado frío para vivir. No entiendo esta última parte porque resulta que su estación favorita es el invierno, pero en fin, yo le expongo mis razones, y creo que un loft es un lugar cómodo y práctico, pero finalmente mi amigo me apuntala y me dice que casi todos están decorados de la misma manera y resultan muy vulgares. Yo le digo que eso depende de la persona que viva en él, y que seguramente para darle un toque de estilo le pondría un cuadro de... Mi amigo me interrumpe antes de que concluya la frase:

-¡¿Un cuadro de Andy Warhol?! Pero si eso es "supervulgar". ¡Hasta el más gañán de los gañanes tiene uno en su casa!.

Preferí no seguir con la conversación, sin embargo pensé que a lo mejor le interesaba más uno de David Hockney, otro de los grandes del pop art, pero me callé por si acaso la cagaba más, ya que este tema no es mi fuerte.
Llegamos a la ciudad un poco justos de tiempo. Nuestro contacto allí llegó con bastante retraso a socorrernos, nos encontrábamos en la estación de autobuses de la ciudad y debíamos ir hasta el centro en poco más de 30 minutos para llegar a tiempo a la gala del festival. Pedimos un taxi que nos deja en la misma puerta del Gran Teatro cacereño, las colas eran inmensas, pero finalmente conseguimos entrar a la hora.

Tomamos asientos en las poco cómodas butacas del teatro. Instantes después, se forma un pequeño revuelo en la sala. Una cámara de televisión graba la entrada de alguien. Es Massiel, que es recibida con aplausos hasta sentarse en la primera fila. Era la noche de su homenaje por parte de la música independiente. Algunos de los grupos que asistieron incluso se atrevieron a versionar alguna de sus canciones. Su 'Rosas en el mar' sonó como nunca.

La gala de entrega de Premios Pop-Eye transcurre de manera bastante digerible, con muy buena comedia y algún que otro discurso político, alternando bien los momentos musicales con los premios otorgados, buen ejemplo deberían tomar los encargados de preparar los Premios Goya, por ejemplo.
Fueron realmente delirantes las caracterizaciones de algunos artistas de la tierra como Robe Iniesta, Bebe o Soraya, así como la de la concejala de cultura de Extremadura y la de la alcaldesa de la ciudad. Realmente desternillantes. Sacando todos los trapos sucios de la ciudad en apenas 5 minutos. Trapos sucios sobre la noche y la fiesta de Cáceres, el gran número de pijos que abundan por sus calles y la falta de cultura musical.



Yo descubrí este panorama apenas tres horas más tarde, cuando primero casi no me dejan entrar en una discoteca por mis Converse rojas a pesar de abonar mis 6 euros de entrada, cosa bastante normal si la discoteca es selecta e incluso corriente. El problema viene cuando entro y descubro que casi no saben cómo va el tema de los gintonics y que el 94% de la música es sudamericana del tipo "ponte hyper", lo cual no dice mucho a su favor. Pero lo peor es que esto se repite en la inmensa mayoría de todos los locales de la ciudad, en los cuales no dejan de repetir las mismas canciones malsonantes en un asombroso mismo orden como si se hubieran pasado el disco duro con el tracklist de unos a otros.

Volviendo con el Pop Art, cabe destacar lo bien que sonaron los estilos pop/rock indie y garage con grupos como The Profilers, Cajón de Sastre, The Phantom Keys, Sean Riley & The Slowriders y Supernova, a los que merece la pena escuchar, aunque yo ya me estaba poniendo un poco nervioso por la tardanza en aparecer de los grupos a los que venía a ver exclusivamente, empezaba a pensar que no habían podido asistir, pero allí salieron, primero The Blows, cantando su Sin City Lies, con muchos de los allí presentes incluido yo intentando no levantarnos de las butacas para saltar y disfrutar como es debido con esos increíbles riffs de las guitarras. Después de su actuación, recogieron el premio al grupo revelación nacional, a juzgar por sus apariencias y por su discurso, estaban algo colocados diría yo. Incluso creo que llegué a oír que dijeron que el segundo tema que tocaron se llamaba Russian Red, claro, ellos no tienen ningún tema llamado así, supongo que era un guiño para Lourdes Hernández, la cantante de este grupo. Le agradecieron el premio sobre todo a la gente que se baja sus canciones de internet y en general a la gente que les escucha. Los aplausos para el grupo después de que el teatro dedujera que iban hasta las cejas se redujeron un poco, pero no por mi parte, que aplaudí como el que más, dejándome las palmas de la mano en ello, porque realmente se lo merecen. Son cojonudos.



Después de ellos, ahora sí, sale Lourdes Hernández (Russian Red), ya sabéis, la joven chica sobre la que escribí una entrada hace bien poco, la que interpreta el tema principal de la película 'El rey de la montaña'. Prometí ir a verla y allí estuve. Ella y su música fueron los motivos principales por los que me desplacé hasta Cáceres. La pobre tuvo que sacar su actuación adelante con unos pequeños problemas de sonido completamente ajenos a ella. Durante todo el rato que está en el escenario, me quedo completamente pasmado ante su voz, con los pelos de punta y la piel de gallina ante tan hermoso canto. Conozco su música, conozco sus canciones, pero describir lo que ella transmite cuando la ves en vivo y en directo es sencillamente imposible. Entre canción y canción descubrimos que es una chica tímida, cariñosa y muy adorable. Su dedicatoria a Massiel, ayudada un poco por el público, estuvo llena de ternura, y fue la más aplaudida de la noche. Después de recoger su premio al mejor álbum de debut por 'I love your glasses' y aprovechando un pequeño silencio en el teatro, no pude resistir la tentación de gritar un "¡Bravo, Lourdes!" que volvió a reavivar los aplausos y la dulce sonrisa en la cara de la gran artista. De todas formas, me quedé con ganas de más, y pienso repetir el día 17 de Octubre en Salamanca, día que recordemos tocará en el Auditorio Fonseca.



Pronto, los que nos encontramos en el Gran Teatro, nos damos cuenta de que hay una ausencia importante. El grupo Los Planetas no ha venido. Nos molesta un poco, y compartimos la misma molestia con un par de chicas que hacían el mismo recorrido que nosotros, con las que casualmente habíamos coincidido en un garito la noche anterior en otra ciudad más al norte.

Y llegaba el final del Pop Art, el premio especial a Massiel, acompañado por unas preciosas imágenes musicales de la diva. Ya sabéis cómo es ella, parlanchina como ninguna, alegre y risueña. Todo un icono de la cultura y la música popular de nuestro país. Estuvo realmente acertada con sus palabras, que acabaron convirtiéndose casi en un homenaje improvisado al indomable, al buscavidas, al del as bajo la manga, al más grande entre los grandes según mi criterio, a Paul Newman, de cuya muerte se había enterado en ese justo instante.
El final perfecto para la ocasión junto con las palabras "Un corazón independiente es lo que nos hace ser libres". No lo digo yo, lo dice Massiel.

miércoles, 24 de septiembre de 2008

Woody, descansa un poco

El lunes fue un día extraño, por la mañana ultimé el calendario de la semana, que todavía no sé cómo acaba, me puse a ver una película de Wes Anderson y mientras veía una escena de dicha película se me ocurrió una gran idea para un corto que en realidad procedía de un largo que a su vez había sido desarrollado con otro nombre 20 años antes y que fue sacado de una anécdota que alguien contó hace 30, donde aparecía Woody Allen de por medio. Todo eso sin saber a ciencia cierta que unas horas más tarde iba a estar en el cine viendo 'Vicky Cristina Barcelona'.



Mi amigo y yo teníamos planeado subir por la tarde a ver a otro amigo que estaba ingresado en el hospital. Así que cogemos el coche, ponemos en el cassette la cinta 'The Tarantino Connection', y meto primera al ritmo del Little Green Bag. Llegamos.

-Oye, ¿has avisado de que veníamos a verle?
-¿No ibas a hacerlo tú?
-No, creí que habías dicho esta mañana que...
-No, que va, yo no he dicho nada, yo he dicho...
-¿Cómo que no? No me toques los coj... Mira, es que estoy segurísimo de que me has dicho "Sí, le doy un toque y subimos".
-¿Pero qué dices? Yo te he dicho a ti que te doy un toque y subimos.
-Bueno, da igual, así es como si fuera una sorpresa. Oye, ¿te has bajado el mechero que te he pedido?
-Sí, aquí está. Ya sabes que no fumo, pero siempre lo llevo encima porque con bastante frecuencia la gente me pregunta si tengo fuego. Al principio nunca tenía, pero desde que empezaron a preguntar tías buenas siempre lo llevo conmigo.
-Oye, ¿y si le llamamos ahora y le decimos que estamos aquí en la puerta?
-Haz lo que quieras.
-No, lo que quiera no, nos tendrán que dejar los pases para subir, digo yo.
-¿Pases? No, por la puerta de urgencias nos podemos colar.
-Mira, mejor le llamo... (marca el número y llama) Oye, que estamos aquí en la puerta del hospital Víctor y yo, que... ¿qué? ¿que te han dado ya el alta? ¡Venga ya, no jodas! (por el teléfono se oye la propia respuesta del tercer amigo) -¿Cómo que no jodas?

Como nuestro amigo ya no está en el hospital, volvemos a coger el coche, miramos la hora.

-¿Al final vamos a ir al cine o qué?
-Tiempo tenemos de sobra. ¿Hay algo que merezca la pena ver que todavía no haya visto?
-El tren de las 3:10, pero yo sí que la he visto.
-¿Está bien?
-Cojonuda.
-¿A qué hora empezaba la de Woody?
-A las 6:15.

Como todavía queda cerca de una hora para la película hacemos algo de tiempo conduciendo por la ciudad. Es la hora del café, así que yo tengo que parar en un bar como sea.
Después, justo cuando estoy a punto de entrar en el cine, recibo una llamada de un cuarto amigo.

-Víctor, te necesitamos para un partido de fútbol.
-Imposible, estoy a punto de entrar en el cine.
-¿Tienes ya las entradas?
-No, pero estoy ya en la cola para cogerlas.
-¿No te vienes entonces?
-No.
-¿Pero cómo nos haces esto, tío? No me jodas, Víctor.

El cuarto amigo cuelga un poco mosqueado. Cinco minutos después, las luces de la Sala 5 se apagan y comienza la película. Al cabo de 96 minutos, la película acaba y las luces se vuelven a encender. Mi amigo y yo salimos del cine, y lo primero que murmura es:

-Una más.
-Sí, Woody necesita descansar un par de añitos. Debería dejar de hacer una película por año. Está acabando con él.

'Vicky Cristina Barcelona' es una película que se deja ver, tiene algún momento cómico, incluso alguno muy cómico de los que te sigues riendo cinco minutos más tarde, pero en conjunto es una película algo sosa, sin la chispa que acostumbraba a tener Allen. Es normal que la cinta esté teniendo éxito en el extranjero, es una película que tiene ciertos clichés, y para el resto del mundo puede resultar algo diferente y sensacional. Sin duda es una película que le va a dar a Barcelona, incluso a Oviedo, por qué no, un importante empujón turístico (mayor todavía si cabe). Destaco sobre todo la actuación de Penélope, que nos deja todo un torrente de interpretación, muy por encima de sus compañeras de reparto. Me gustó bastante la fotografía de Aguirresarobe, que aunque obviamente se encontró con bastantes restricciones a la hora de poder grabar con más alma a la ciudad, para mí hace un trabajo notable. Unas restricciones, que como habrán podido notar algunos, también le han impuesto al propio Allen en el guión, aunque a diferencia del director de fotografía, estas restricciones eran de producción. También quisiera destacar el conocido temazo de Paco de Lucía, 'Entre Dos Aguas', que como digo, son un placer sobre todo para el espectador que no lo conoce. Ah, el narrador, me olvidaba del narrador, ¿a quién no le han entrado ganas de meterle un tiro mientras hablaba? De todas formas, como dice un compañero, de un director que admiras hay que verlo todo. Woody es un genio, pero últimamente le falta implicarse más en lo que hace. Conocer más lo que escribe, y para eso hace falta un poco de tiempo.



Después nos pasamos por un hipermercado a echar un vistazo a las ofertas de discos de música y películas. Yo me encontré con una estantería de cine indie que por poco me llevo entera a casa a modo de mampostería.

lunes, 22 de septiembre de 2008

Réquiem por los cines de la Gran Vía

Estábamos mis amigos y yo en un lugar casi de película donde sólo había sol, en un poblado semidesértico en mitad de un inmenso secarral alejado de la mano de Dios, liándola parda, aprovechando los últimos días de disfrute antes de que comenzáramos a currar como es debido, preparando la última gran fiesta antes de decir hasta luego, cuando de repente, en mitad de una borrachera de cuidado, alguien dijo "Ey, vamos al antiguo cine del pueblo". Y hacia él nos fuimos con esa horrible planta que teníamos, que más que personas adultas y civilizadas parecíamos salvajes.

El cine estaba totalmente derruido, aunque en su zona superior tenía las mejores vistas hacia la nada. Antes de entrar en él, alguien me puso un brazalete negro de cinta aislante alrededor de mi brazo izquierdo en señal de luto, no sé si por el cine o por qué. El edificio estaba tapiado al completo y tuvimos que acceder por un socavón de la pared. Dentro sólo había oscuridad, aunque con la tenue luz de algún teléfono móvil conseguimos vislumbrar lo que parecía el acceso a la sala-auditorio a través de unas escaleras. Los murciélagos a los que les interrumpimos el sueño nos dieron algún pequeño susto, pero la gente estaba más centrada en intentar destrozar las viejas vigas que todavía aguantaban sujetando la clásica estructura. En la parte trasera todavía se conservaba el soporte que debía sujetar el proyector, y fue en ese preciso instante cuando mi mente se desplazó hasta la Gran Vía madrileña.



No sé por qué, pero por algún motivo asocié todas estas imágenes con la situación que están sufriendo los cines del centro de Madrid, abandonados, comprados por algún cabrón multimillonario para montar su propio emporio elitista. Y es que en los últimos cuatro años han sido cerrados 18 cines, y la Gran Vía sigue perdiendo cultura a un ritmo abismal, y lo peor de todo es que nadie hace nada al respecto.

Ahora ya sólo quedan tres cines abiertos: Capitol, Callao y los cines Palacio de la Prensa.
Yo me quedé bastante conmocionado cuando cerraron los cines Avenida, que han sido toda una bandera, y bastante entristecido al ver que nadie cambiaba los inmensos carteles de la fachada. De hecho, creo que todavía permanece el cartel de 'Tú la letra, yo la música', esa película con Hugh Grant y Drew Barrimore. Triste, muy triste. Del mítico Cine Rex mejor ni hablamos. Y más recientemente también se fueron al carajo los cines Palacio de la Música, otro gran mazazo moral y psicológico. Y lo único que puede hacer aquí uno es protestar, y eso me jode porque sirve de poco, yo diría que no sirve para nada. Algún día me van a matar de un disgusto, porque todavía me cuesta retener las lágrimas cuando paso por allí y veo el panorama. Menos cines, menos carteles. ¿Qué demonios está pasando?



Y al final habrá que tomar como consejo las palabras que dijo Bardem en Donosti hace unos días, "Hace falta gente que coja una piedra y rompa una farola." Metafóricamente, claro.

jueves, 18 de septiembre de 2008

Todos a San Sebastián

Con un jurado presidido por Jonathan Demme (El silencio de los corderos, Philadelphia), se presenta la 56 Edición del Festival de Cine de San Sebastián, para mí, uno de los mejores festivales de cine actuales. El director además presentará su nueva película, Rachel Getting Married, con Anne Hathaway y un guión novel de Jenny Lumet, la hija del gran Sidney Lumet (Tarde de perros, Serpico), junto a un avance de la película documental sobre Neil Young que está preparando.

Hoy mismo se dejarán ver por allí personalidades como Woody Allen, Javier Bardem y Rebecca Hall para presentar Vicky Cristina Barcelona, Antonio Banderas (que recordemos fue dirigido en Philadelphia por el presidente del jurado), y uno de los míos, PTA, Paul Thomas Anderson, que recogerá el premio Fipresci a la mejor película del año por There Will Be Blood (Pozos de ambición). La gala de inauguración del festival podréis seguirla a través de Televisión Española, así como la gala de clausura el día 27. Además, por La2 se emiten estos días algunas de las cintas premiadas en anteriores ediciones, el pasado lunes pudimos ver Las tortugas también vuelan, también se emitirá uno de mis ojitos derechos, Vete de mí, o Te doy mis ojos, con Luis Tosar y Laia Marull y Buda explotó por vergüenza, una de las revelaciones del año pasado.



Durante los 10 días que dura el festival, podremos ver pisar la alfombra fucsia (como el color predominante en el cartel) por el paseo de la Zurriola hasta el Centro Kursaal y el Teatro Victoria Eugenia a multitud de actores y cineastas tales como Meryl Streep, que recibirá el Premio Donostia al igual que Antonio Banderas. A Ben Stiller y Robert Downey Jr, que nos mostrarán la gamberrada de Tropic Thunder, a Leonor Watling, que este año es miembro del jurado, a John Malkovich, que nos traerá enviado por los Coen, Burn After Reading, a Colin Firth y Michael Winterbottom, a Louis y Philippe Garrel, Vera Farmiga, Javier Fesser, Manuela Vellés, Cecilia Roth, Verónica Echegui, Jaime Rosales, Emma Suárez, Juan José Ballesta, Miguel Ángel Silvestre, Hugo Silva, Lucía Jiménez, Eduard Fernández, Manuela Velasco, Jaume Balagueró, J. A. Bayona, Álex de la Iglesia, que el día 24 de Septiembre estrena la serie Plutón B.R.B. Nero por La2, y muchos más. Sin embargo, el director Kim Ki-Duk, que debía presentar su película Bi Mong (Sueño) en Sección Oficial, no acudirá debido a un accidente de coche que ha sufrido recientemente.



El resto de películas que competirán por llevarse la Concha de Oro son Camino, de Javier Fesser, El patio de mi cárcel, de Belén Macías, Tiro en la cabeza, de Jaime Rosales, El nido vacío, de Daniel Burman, Genova, de Winterbottom, en la que se encuentra la jovencísima Perla Haney-Jardine, a la que ya introduciera Tarantino en Kill Bill, la japonesa Aruitemo, Aruitemo, la iraní Two-Legged Horse, La belle personne de Christophe Honoré, la danesa Fear me not, Laila's Birthday, Frozen River, Louise-Michel, Mamma est chez le coiffeur, y Pandora's Box.
En mi opinión, aunque Winterbotton está ante su tercera oportunidad para llevarse este premio, yo no veo a Genova como una de las principales candidatas, yo apostaría más bien por alguna de las tres españolas o en su defecto por Bi Mong. Dicho esto y conociendo mi suerte, lo más probable es que se vaya para Frozen River de Courtney Hunt, que ya fue premiada en Sundance por el público.



Fuera de concurso podremos ver The other Man, interpretada por Banderas, la estupenda Laura Linney y Liam Neeson, la adaptación de la novela El niño con el pijama de rayas dirigida por Mark Herman, y una sopresa de última hora que cerrará el festival, The Brothers Bloom, con Rachel Weisz, Adrien Brody y Mark Ruffalo, la nueva película de Rian Johnson, uno de los guionistas y directores con más futuro en el cine, que ya firmó como obra novel la excepcional Brick con Joseph Gordon-Levitt, una película de la que ya he hablado aquí.

Los asistentes también podrán gozar de varias retrospectivas, la interesante Japón en Negro, con películas de género noir producidas en el país nipón. La restrospectiva clásica a Mario Monicelli y la contemporánea a Terence Davies, además de las joyas que siempre nos suelen dejar las secciones Zabaltegi.

Yo animaría a los que pudieran a desplazarse hasta allí, desde luego, es una maravillosa oportunidad para disfrutar de muy buen cine en una preciosa ciudad como es Donostia, que es de las que mejor recuerdo tengo.

domingo, 14 de septiembre de 2008

Ella es la sensación

Aprovechando el reciente estreno de una de las dos películas españolas más originales que he visto en los últimos dos años, 'El rey de la montaña', la otra fue 'Concursante', curiosamente ambas interpretadas por Leonardo Sbaraglia, uno de los actores a los que más aprecio en habla hispana, quisiera hablaros de Lourdes Hernández, más conocida en el panorama musical indie como Russian Red, que firma el tema principal de la nombrada película, 'Another Mind', y que ha sido lo que más he escuchado durante todo el verano ayudándome así a conseguir la inspiración que no llegaba, algo de lo que le estoy muy agradecido.



Lourdes, madrileña de tan sólo 22 años, combina perfectamente su dulce y armónica voz con las melodías de su guitarra. Brilla cuando canta en acústico y tiene algo que llega a embelesar casi sin darte cuenta. Su primer álbum se llama 'I love your glasses', me lo tomo como un cumplido, y el nombre artístico de Russian Red proviene del color de un pintalabios. Podéis escuchar una muestra de su música en su MySpace.



Espero poder verla pronto en directo, de momento ya me he apuntado tres posibles fechas: el día 26 de Septiembre en Madrid, en la libreria de cine Ocho y Medio, el 27 de Septiembre en el Gran Teatro de Cáceres, y el 17 de Octubre en el Auditorio Fonseca de Salamanca.
Aquí os dejo con el tema de la recomendable película 'El rey de la montaña', un gran motivo para ir a ver cine español.

viernes, 12 de septiembre de 2008

Avances de una obra anunciada

Lo sé, ha tardado mucho en llegar este pequeñísimo avance de uno de los rodajes más caóticos en los que me he encontrado, que precisamente tenía que ser el mío, pero aquí está el teaser del making of acompañado de algunas fotografías.

Sé que la calidad de las imágenes y de video no es la deseada por mí ni por vosotros, pero es que si os cuento que me he visto obligado a piratear nuestro propio material seguro que no os lo creéis. Al menos espero que nadie me demande...










Menú Principal del dvd ..............Extras del dvd (escenas de rodaje).









La actriz principal se concentra ......Repasando el guión antes de rodar.
antes de
una de las escenas más
importantes.









Los actores esperando a oír la .......El equipo técnico listo para rodar.
palabra "acción".








Discutiendo qué plano utilizar....Dando instrucciones al Op. de cámara.
y cómo iluminar lo imposible.


video

sábado, 6 de septiembre de 2008

Mi encuentro con Jaime, un reconocido guionista

Ésta fue la primera vez que me encontré con Jaime, un reconocido guionista de cine y televisión:

Era un día de Otoño. Salí de casa con la tarde ya bien entrada, casi estaba anocheciendo. Al entrar por la boca del metro de Puente de Vallecas, un joven con una especie de hucha en la mano me pidió algo de dinero, yo me encogí de hombros y pasé de largo sin darle nada, pero en última instancia me volví a girar.

"¿No te das cuenta de que estás pidiendo en un barrio de pobres?" Le dije sin dejar de andar por lo que pudiera pasar.

Llegué al cine Doré unos pocos minutos más tarde, ya era de noche. Allí estaba Jaime, yo conocía alguna de las obras que había guionizado, y sabía que hace unos años fue premiado en el Festival de Málaga con la biznaga de plata al mejor guión por una historia que creo que trataba sobre un enfermo terminal, aunque no estoy muy seguro. Jaime era más joven de lo que me había imaginado, estaba sentado en el centro de la cafetería del cine. Yo no le reconocí, él me levantó la mano y yo acudí. Me senté frente a él.



"¿Eres Jaime?"

"El mismo, y tú eres Víctor supongo, ¿no?"

"El mismo."

Los dos nos estrechamos las manos. Después Jaime me invitó a tomarme un café con él antes de que empezara la película.

"¿Qué ponen hoy?" Le pregunté, ya que ni había mirado la programación.

"Dentro de media hora va a empezar 'Sonata de Otoño' de Ingmar Bergman. Espero que no la hayas visto."

"Pues no, no la he visto."

Mientras Jaime esperaba a que me tomara mi café, se puso a leer 'El País'. Me sorprendió bastante el poco trato que tuvo conmigo al principio para ser la primera vez que nos veíamos. Además, él fue el que se puso en contacto conmigo para quedar. Quería verme y yo no sabía muy bien para qué hasta que finalmente cerró el periódico.

"Ah, oye, me gustó mucho tu guión." Me dijo.

"¿Ah, sí?" No sabía a cuál de ellos se refería exactamente, ni tampoco cómo habría llegado a sus manos.

"No sé cómo se te ocurrió esa idea, me parece de lo más original que he leído últimamente, de verdad, es... es un humor muy ácido, pero a la vez está cargado de dramatismo, un dramatismo que ni los propios personajes y quizás tampoco el público sean capaces de visualizar." Jaime esbozó una pequeña sonrisa y continuó hablando. "Hay que estar zumbado para escribir algo así, de verdad, me recuerda a alguno de los guiones del tipo éste de 'La comunidad', además está contado con un surrealismo abismal. No sé, me gusta."

Por sus palabras supe enseguida a que guión se refería, aunque acto seguido, no acerté a decir nada. Sin embargo él pareció lanzarse a hablar.

"¿Conoces a... al tipo éste que fue ayudante de dirección de algunas pelis de los 90? Sí, hombre, él fue el que me pasó tu guión, es muy amigo mío, pero ahora no me acuerdo de su nombre. El que dirigió la película ésta, ¿cómo se llama?"

Me alegré por conocer a una persona en el mundo con más amnesia que yo. Aunque mi amnesia va sólo por épocas, un día puedo tener memoria de elefante y al día siguiente de pez. Por otra parte, a pesar de la vaga descripción de Jaime, también me di cuenta rápido de la persona a la que se estaba refiriendo. De todas maneras, ya me lo había imaginado.

A continuación comenzó a soltame un tremendo galimatías sobre Ingmar Bergman y su cine, si os soy sincero, no sé de qué narices me habló, yo estaba más pendiente de una guapa chica morena sentada dos mesas más adelante que me estaba haciendo gestos raros, o al menos eso fue lo que a mí me pareció.

Al salir del cine, Jaime me fue contando un nuevo proyecto en el que estaba trabajando, por lo que me dijo, se trataba de un spin off para la televisión sobre Emilio, el conocido personaje de 'Aquí no hay quien viva' interpretado por Fernando Tejero, el cual emigraba a Tarifa para llevar una tienda de surf. Poco después descubrí que a Jaime le entusiasmaba la música de los Beach Boys y había hecho sus pinitos en la modalidad de windsurf llegando a participar incluso en algunos campeonatos a nivel nacional. Por desgracia, su proyecto fue desechado por él mismo antes de que llegara a manos de ninguna productora.

Al entrar en la boca de metro de Antón Martín, Jaime se despidió de mí deprisa y corriendo, ya que su tren estaba a punto de salir y no quería perder cinco minutos de su vida esperando a que pasara el siguiente.

martes, 2 de septiembre de 2008

Una de holgazanes

Desde que leí una entrada sobre 'Slacker', una película de culto de 1991 dirigida por Richard Linklater (Antes del amanecer, Antes del atardecer) en el fabuloso blog de Jonás Trueba, me puse inmediatamente a verla. No podía creer que todavía no supiera de su existencia, yo, que amo este tipo de cine independiente con enormes diálogos y geniales situaciones hecho con cuatro duros, la película que impulsó a Kevin Smith (Clerks) a hacer cine. Así que me puse a ello.

La verdad es que las palabras con las que Jonás describió la película fueron definitivas, y realmente da gusto encontrarse con gente así, a pesar de que a veces es criticado por hablar sobre películas y directores a los que pocos suelen conocer, pero no veo el porqué de esa crítica cuando lo que está haciendo es extender las fronteras cinematográficas de la gente en lugar de quedarse a hablar sobre las superproducciones del año, que para eso ya hay suficientes espacios en internet. Y si tiene que ser un blog más intimista pues que lo sea. A veces incluso es directamente tachado de pedante sin justificación alguna simplemente porque es el hijo de tal persona a la que todos conocemos. Lo que no sé es el motivo por el que siguen leyendo sus posts si no les gustan los temas sobre los que escribe.
Yo tengo mi propia teoría sobre todo este asunto, y haría bien en guardármela, pero no pienso hacerlo, y mi teoría es que creo que es una tremenda carga tener que firmar con el apellido Trueba en un blog espaciado por el diario El Mundo, algo de lo que ciertos lectores (por suerte no todos) al parecer no están muy conformes. Y que conste que no critico a este periódico, ya que ellos han sido los que en su buena sabiduría le han dado ese pequeño gran espacio al guionista y editor, ahora también director. Y sí, claro que puedes expresar tu opinión, sería la hostia que te lo impidieran, pero si ya has manifestado tu injusto desacuerdo, esfúmate y punto y no sigas haciendo campaña para boicotear el trabajo de una persona que adora el cine.

Volviendo con lo nuestro, con holgazanes, porque 'Slacker' trata precisamente de eso, de gente vaga, sin nada que hacer en la vida más que holgazanear y gandulear, el verdadero sueño confesable de Carlos Boyero y supongo que de cualquier persona, os diré que es una pieza esencial para comprender la evolución del cine indie americano a partir de la década de los 90. 23.000 dólares de presupuesto para hablar sobre posibles teorías del asesinato de Kennedy, sobre el vello púbico de Madonna, sobre la verdadera llegada del hombre a la luna... Todo con la forma tan peculiar que tiene Linklater para crear esas atmósferas de personajes con las que más adelante nos deleitaría en 'Antes del amanecer' con Ethan Hawke y Julie Delpy en París.
Una película precursora de la generación de directores 'VCR' (la generación del videocassette), a la que seguirían miembros como el nombrado Kevin Smith, Quentin Tarantino y Paul Thomas Anderson. Una generación llamada así porque sus autores jamás fueron a ninguna escuela de cine, es decir, que aprendieron el oficio a base de ver miles de películas en video.